domingo, 14 de febrero de 2016

Las tentaciones de Jesús.

Mons. José M. Arancedo
En este primer domingo de Cuaresma leemos en el evangelio de san Lucas el relato de las Tentaciones de Jesús, luego de su bautismo y antes de iniciar su ministerio público (Lc. 4, 1-13).
Todo lo que acontece en Cristo tiene para la vida del hombre un sentido salvífico y de enseñanza. Las tentaciones en el desierto pertenecen a la realidad de ese “misterio de iniquidad” que es el mal, y que busca apartar a Jesús de su camino. Asistimos a una de las primeras enseñanzas del Señor que nos anticipa el triunfo de su Pascua. Él no vino a suprimir el mal sino a vencerlo, y a dejarnos este triunfo como gracia que se convierte, para nosotros, en el principio de una Vida Nueva. Esta certeza es la que lleva a san Pablo a exclamar con gratitud: “¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo!” (1 Cor. 15, 54-57).
Considero como una enseñanza de las Tentaciones el lugar y la primacía de Dios, su Padre, en la vida de Jesús. Cuando Dios ocupa su lugar todo se ordena y jerarquiza. Apartar a Jesús de su relación con Dios presenta, en la segunda tentación, el momento de mayor tensión y definición en la vida de Jesús: “Te daré todo este poder y esplendor de estos reinos, porque me han sido entregados, y yo los doy a quien quiero. Si tú te postras delante de mí, todo esto te pertenecerá. Pero Jesús respondió: Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto” (Lc. 4, 5-6). También en nuestras vidas, aunque en otro nivel, se da esta tentación. Todo acto de fe debe incluir esta primacía de Dios, a riesgo de hacer de él un pequeño ídolo que lo utilizamos al servicio de nuestras necesidades. En estos casos, que desgraciadamente existen, Dios deja de ser Dios y la vida religiosa llega a convertirse en una suerte de magia. En esta enseñanza Jesús nos habla de la correcta relación con Dios que nos eleva y purifica nuestra vida religiosa.
En las Tentaciones de Jesús también vemos nuestra fragilidad pero, sobre todo, ella nos muestra la verdad y el sentido de nuestra vida. La tentación es consecuencia de la condición humana herida por el pecado, pero que no está vencida. Hablamos de la tentación como de una realidad que nos inclina al mal y debilita la vida del hombre como sus relaciones. Frente a ello es necesario tener una idea clara de nuestra dignidad de hijos de Dios y de las actitudes que ello implica como de los valores que la sostienen, sobre todo, del fundamento que les da solidez y la posibilidad real de vivirlos. Hay un deseo de vivir los grandes valores del amor y la vida, de la verdad y la justicia, de la paz y la solidaridad, pero se nota también una gran orfandad que nos limita y nos hace frágiles frente a las tentaciones. Esta tarea de reconstruir la armonía y el sentido del hombre creado por Dios es, precisamente, la misión de Jesucristo, que con su palabra y su gracia nos ofrece el verdadero camino de nuestra plena realización. Cuaresma es tiempo de oración y de reflexión para contemplar a Jesucristo como principio e ideal de nuestras vidas, pero sabemos que él cuenta y espera el sí de nuestra libertad y apertura.
Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.
Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz



No hay comentarios: