viernes, 5 de febrero de 2016

¿Sacerdotes casados? En la Gregoriana votan en contra

Los cardenales Parolin y Ouellet se alinean para defender el celibato del clero latino, en una convención en la prestigiosa universidad pontificia. Pero a los obispos alemanes el Papa les dio a entender una vez más que quiere romper con esta tradición

por Sandro Magister



ROMA, 4 de febrero de 2016 – En la tarde de hoy comienza en la Pontificia Universidad Gregoriana una convención en muchos sentidos sorprendente.

La sorpresa está dada ante todo por el tema: “El celibato sacerdotal, un camino de libertad”. Un tema en claro contrataque respecto a las cada vez más frecuentes señales de un próximo relajamiento de la disciplina del celibato del clero católico latino, por voluntad del papa Francisco:

> El próximo sínodo ya está en construcción. Sobre los sacerdotes casados(9.12.2015)

Pero es inusual también el alto nivel de las personalidades que tomarán la palabra en la convención.

Orador inicial será el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, quien hablará de “Celibato y vínculo nupcial de Cristo con la Iglesia”. Ouellet pertenece a la Compañía de los Sacerdotes de San Sulpicio, dedicada desde siempre a la formación de los candidatos al sacerdocio y a la atención espiritual del clero.

Mientras que orador final, en la mañana del sábado 6 de febrero, será el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, quien hablará de “El sacerdote ordenado ‘in persona Christi’”.

E inmediatamente antes de Parolin intervendrá el arzobispo Joël Mercier, secretario de la Congregación vaticana para el Clero, quien explicará la encíclica de Pablo VI “Sacerdotalis caelibatus”, del año 1967, como “totalmente válida también en nuestro tiempo”.

El programa completo de la convención, a cargo de monseñor Tony Anatrella, psiquiatra, sacerdote de la diócesis de París y docente en el Collège des Bernardins, está en la página web de la Gregoriana, la más prestigiosa de las universidades pontificias romanas, confiada a la Compañía de Jesús y dirigida actualmente por el padre François-Javier Dumortier, quien en el sínodo del pasado mes de octubre fue orador del “Círculo gálico B”, presidido por el cardenal Robert Sarah, ciertamente no un innovador:

> Il celibato sacerdotale, un cammino di libertà

*

La última señal de la voluntad del papa Francisco de proceder a la ordenación al sacerdocio de hombres casados llegó hace pocos días desde Alemania, como ya había sucedido con otras señales anteriores:

> Sacerdotes casados. El eje Alemania-Brasil (12.1.2016)

Esta vez, quien se hizo intérprete del pensamiento del papa Jorge Mario Bergoglio fue el obispo auxiliar de Hamburgo, Hans-Jochen Jaschke, en el transcurso del programa de entrevistas televisivo “Nachtcafe”.

Al relatar el encuentro entre los obispos alemanes y el Papa el pasado 20 de noviembre, al término de su visita “ad limina”, Jaschke dijo que cuando el discurso planteó la hipótesis de recurrir a sacerdotes casados para celebrar la Misa en regiones muy remotas y con escasez de clero, especialmente en América latina, Francisco “no dio señales de un no”.

Ciertamente, agregó Jaschke en el transcurso de la transmisión, el Papa “no es un dictador” y procederá haciendo parecidas innovaciones “globalmente aceptables” por el conjunto de la Iglesia. Pero ahora parece seguro que él quiere avanzar en esta dirección.

Estas declaraciones del obispo auxiliar de Hamburgo – juntos a otros a favor de “un enfoque más flexible en el tema de la homosexualidad” – fueron informadas el 1 de febrero en Katholisch.de, el portal de la Conferencia Episcopal Alemana:

> “Der Papst hat nicht abgewunken”

Entre los obispos de Alemania se corre además la voz que en el viaje a México de mediados de febrero Francisco tendría en mente ordenar sacerdotes a algunos diáconos casados de la diócesis de Cristóbal de Las Casas, en Chiapas.

Pero este rumor fue refutado primero por el obispo de esa diócesis, Felipe Arzmendi Esquivel:

> El otro Chiapas. Clero indígena sí, pero célibe (12.12.2015)

También fue rechazado por el maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias, Guido Marini, quien aseguró a esta sitio web que durante el viaje a México “en ninguna Misa el Papa celebrará ordenaciones”.

*

En todo caso, el encuentro del 20 de noviembre entre los obispos alemanes y el Papa dejó una estela bastante intensa, incluso prescindiendo de la cuestión de los sacerdotes casados.

Como hace casi siempre al término de las visitas “ad limina”, tampoco esa vez leyó Francisco el discurso preparado para la ocasión, sino que simplemente les entregó el texto, prefiriendo ocupar el tiempo con una conversación informal.

Sólo que cuando los obispos alemanes leyeron ese texto dirigido a ellos, lo encontraron tremendamente punitivo.

Eso es verdad. En el texto escrito había una requisitoria implacable contra todos los desastres producidos en estos años por los pastores de la Iglesia en Alemania, los cuales culminaron en una verdadera y auténtica “erosión de la fede católica”:

>  “Cari confratelli…”

De hecho, el cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich y presidente de los obispos alemanes, además de ser miembro del Consejo de los nueve cardenales que ayudan al Papa, dice que le pidió explicaciones de ese discurso a Francisco, y que él le aseguró que no sabía nada de ese texto, ya que ni siquiera lo había leído.

En efecto, no había ni siquiera la sombra del estilo de Bergoglio, ni de su simpatía por el episcopado alemán, en ese texto que parecía más bien salido de la “oficina” de un Benedicto XVI, casi una continuación del memorable reproche dirigido el 25 de setiembre del 2011 en Friburgo a una Iglesia alemana demasiado “satisfecha de sí misma [...] y que se adapta a los criterios del mundo”, en lugar de mantenerse fiel “a su llamada a estar abierta a Dios y a abrir el mundo hacia el prójimo”:

> “Queridos hermanos en el episcopado y el sacerdocio…”

Volviendo al discurso desconocido por el papa Francisco, al querer justamente asignarle un autor, la imaginación se dirige al cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, connacional y antagonista de larga data del reformista Marx, además de ser poco escuchado custodio, hoy, del dogma y de la disciplina de la Iglesia.

__________

Traducción en español de José Arturo Quarracino, Temperley, Buenos Aires, Argentina.

No hay comentarios: