martes, 19 de julio de 2016

¿Cuánto crece la Nueva Evangelización si el obispo se implica del todo? El caso de Solsona en 5 años.



Párrocos que se resisten... y feligreses que se trasladan.
Xavier Novell, obispo de Solsona, después de 5 años de Nueva Evangelización intensa, constata que hay que cambiar las estructuras parroquiales y diocesanas.
por Pablo J. Ginés      
En 2010 Xavier Novell fue nombrado obispo de Solsona y anunció su lema episcopal: "Todo hacia la evangelización". En el Encuentro de Nueva Evangelización ENE 2012 anunció su “plan de choque” evangelizador para Solsona y su decisión de apostarlo todo por la Nueva Evangelización, convirtiendo así su diócesis en un campo de pruebas de nuevos métodos y una nueva visión. Muchos miraron a Solsona como un experimento: una diócesis de tamaño "manejable", con un obispo entregado y apasionado y una hoja de ruta muy clara.
En el ENE 2016, celebrado este mes de julio en Salamanca, ha presentado lo que ha aprendido después de 5 años de volcarse en la Nueva Evangelización.
En 2012 explicaba de dónde partía: una diócesis de 140.000 habitantes, con 110 sacerdotes, que hoy ya tienen una media de edad de 75 años, muy rural. Y un solo seminarista. Eso sí, contaba ya con una hornada de laicos entusiastas por evangelizar, incluyendo conversos.
Novell intentó organizar Cursos Alpha (spain.alpha.org) en las 12 poblaciones de la diócesis con más de 2.000 habitantes, una herramienta capaz de dinamizar parroquias y activar evangelizadores. Se entrevistó con cada uno de los 25 párrocos en “parroquias de referencia” y organizó y visitó a sus grupos de evangelizadores laicos.
Envió delegaciones a explorar métodos evangelizadores y de discipulado. Las Escuelas de Evangelización de San Andrés (www.evangelizacion.com) le convencieron como un buen método para discipular a los fieles, es decir, para hacerlos pasar de "receptores de sacramentos" a discípulos activos, convencidos, de Cristo, a los pies del Divino Maestro. Visitó Toulon (www.diocese-frejus-toulon.com), en Francia, la diócesis de Dominique Rey, punta de lanza de la Nueva Evangelización en el país galo, y tomó nota de sus consejos y estrategias.


Estudió el libro de referencia del padre James Mallon, Una renovación divina. Aceptó la importancia de la música de alabanza en la evangelización. Acogió grupos de evangelizadores jóvenes que acudieron a Solsona. Puso en marcha ministerios de sanación y liberación.

Los límites a los cinco años
Y cinco años después admite que ha llegado un momento en que la ola ha dejado de extenderse por el territorio. Hay lugares donde no llegará. Y la causa es muy concreta: curas de edad avanzada que no quieren adaptarse a la Nueva Evangelización. Aunque le consta que en otros lugares los curas hostiles pueden ser jóvenes.
El caso de Solsona es ilustrativo porque cuenta con un obispo que se ha dedicado durante 5 años a comer y cenar con sus curas para exponerles con tranquilidad y detalle la Nueva Evangelización, mostrarles frutos, ejemplos de parroquias que se renuevan, de gente que se convierte… “Y con toda mi capacidad de seducción después de cinco años insistiendo apenas he conseguido que un par de párrocos más se lo piensen”, comenta Novell con ironía algo triste.
Novell explica: “Algunos llaman a su obispo ‘el loco este de la evangelización’. Y si antes el presbiterio se dividía entre ‘curas normales’ y ‘curas de movimientos’, ahora hay normales, de movimientos y locos de nueva evangelización. He insistido, he intentado que los párrocos se tomen en serio la Evangelii Gaudium. Pero después de 5 años de esfuerzo solo un 30% del territorio de mi diócesis ha entrado en la lógica misionera que nos pide el Papa”.
Nuevos evangelizadores... y nuevos parroquianos 
Novell ve claro que para la Nueva Evangelización se necesitan “nuevos evangelizadores”… y probablemente tendrán que ser equipos itinerantes.  Además, cree que los feligreses también se acostumbrarán a ir allí donde hay una oferta espiritual viva.
“Yo miro las parroquias de mis diócesis que no dan el paso a evangelizar, con párrocos cerrados a cambiar… y veo que los feligreses inquietos abandonan las parroquias que no se mueven y van a las que sí se renuevan. Y si eso pasa en Solsona, donde decimos que cada uno ha nacido en su campanario y pensábamos que nadie se movería, si vemos que se mueven… ¡más pasará en las ciudades y zonas urbanas!”, constata el obispo Novell.
Abandonar lo que no funciona 
Novell señala que el Sínodo de Nueva Evangelización, Juan Pablo II, Benedicto XVI, la Evangelii Gaudium… todas esas señales piden cambiar estructuras en la Iglesia para que evangelice más y mejor. El documento de los obispos renuidos en Aparecida en 2007 exhorta: "Hay que abandonar las estructuras caducas que no evangelizan".
 A veces Novel escucha a algún sacerdote u obispo decir: “No hace falta más conversión pastoral que tener espíritu misionero en cada cosa de la que ya haces”. Pero él cree que eso no es así. Piensa que hay que dejar de hacer algunas cosas viejas e ineficaces, y hay que empezar a hacer cosas nuevas que sí son eficaces.
 Novell ya habla de lo que ha visto, no de teorías. “Los dedicados a Nueva Evangelización en España ya no son cuatro free-lance; nos hemos movido, buscamos, ensayamos, nos arriesgamos, hemos empezado la conversión pastoral y misionera”, constata.
“La Iglesia es vista por muchos como una multinacional que ofrece servicios sacramentales, pero han envejecido nuestros comerciales y estamos perdiendo clientes. Nos quedan los del Imserso. Pero nuestro problema no es de producto. ¡Tenemos el mejor producto! Es un problema de estrategia”.
“La única respuesta válida es ir y hacer discípulos, o de lo contrario desaparecerá la iglesia en muchos pueblos y barrios. Dios suscita en muchos un santo celo, santo dolor, para reestablecer la alianza y anunciar el Evangelio”, afirma.
2 necesidades: comunidad y discipulado 
Novell ha comprobado que los francotiradores y los individualistas no dan fruto en esta etapa. “Los que han intentado cosas evangelizadoras solos han fracasado: hoy se requiere una comunidad, para acoger y discipular. El obispo Dominique Rey en Toulon no cambia una parroquia con un sacerdote, sino con un equipo que tiene esa visión”.
Además de la comunidad, Novell ha aceptado, después de algunos años reticente, el concepto “discipular”, basado en el mandato de Cristo “id y haced discípulos”, que es distinto y complementario al de “id y bautizad”.
“Cuando oí la palabra discipular me dije ‘esto suena un poco protestante, ¿no?’ y durante un tiempo intenté usar otras palabras: formar, acompañar… Pero ya me he cansado y ya digo discipular”, admitió de buen humor.
“Después de Cursos Alpha y otros métodos de primer anuncio, de kerigma, ahora tenemos que desarrollar “betas”, el segundo paso… Descubrimos que necesitamos capacitar líderes para la misión. Primero buscamos, soñamos, contagiamos el sueño… y ahora tenemos que formar los líderes”.
Y es que en la Nueva Evangelización una parroquia no es un sitio de celebrar misa y punto. Nacen comunidades y las cosas se hacen complejas.
La evangelización elimina el clericalismo
“Conducir una comunidad que tiene bastantes conversos, gente de distintas edades, muy variadas, es más complicado que conducir una de las parroquias habituales. La evangelización elimina al clericalismo. Una parroquia evangelizadora no puede tener al párroco como único promotor, encargado, etc…  Un clerical es un clérigo que no delega, que dice ‘no puedo dejar a esa persona hablar o va a hacerlo mejor que yo y la gente lo va a comentar’, o mil otras excusas para no delegar”.
“Los párrocos y obispos tenemos que aprender a delegar y a capacitar a los delegados. Las iglesias que viven la Renovación en el Espíritu, los nuevos movimientos, la iglesia HTB en Londres –donde nació Cursos Alpha-, la parroquia de Halifax que crece como cuenta el libro de James Mallon… todos han visto que el crecimiento llega por la capacitación de líderes y colaboradores, más allá del párroco”, constata.
“Si en España nadie trae el método para sacerdotes Pastores según Mi Corazón (www.despasteursselonmoncoeur.fr), o un curso de formar pastores y párrocos a España, lo voy a organizar yo. Y me traeré a todos los párrocos que sientan este llamado”, advierte, refiriéndose al apostolado de formación de sacerdotes y lideres eclesiales en Nueva Evangelización que dirige en Francia el matrimonio De Leyritz, asesores del Pontificio Consejo de la Nueva Evangelización.
Tener misioneros itinerantes  
Novell avisó además de que en Solsona van a implantar también equipos de evangelizadores itinerantes.
"Los del Camino Neocatecumenal me dirán “eso es lo que siempre hemos propuesto nosotros”. Pues sí, gracias por habernos enseñado que es importante esa evangelización itinerante. Mi clero tiene 75 años de media de edad. Sin cambio de modelo, no podremos evitar que se cierren muchas parroquias. El modelo clásico dice que con vida intensa de fe habrá vocaciones. Pero tardarán en llegar las vocaciones sacerdotales: serán los niños de las familias que ahora se avivan y convierten. Es más fácil que salgan equipos misioneros itinerantes de laicos, quizá guiados a distancia por algún sacerdote. Es lo que HTB y los evangélicos llaman “plantar iglesias”. Empezamos a  hacerlo en Solsona con equipos misioneros". 
Novell se opone a traer clero de otros países a Europa si va a servir sólo para que haga "vieja evangelización" y se dedique apenas a tapar huecos. Prefiere invertir en misioneros laicos. "Hay que sostener a los misioneros, como hacen los neocatecumenales o las iglesias diocesanas con sus misioneros ad gentes.  Estos misioneros vivirán en comunidad, lo justo para crear equipo y discipularse. Eso, creo, será significativo en muchas diócesis de la mitad norte de España. Las que opten por no hacer nada, hacer parches, apaños, mantener el mismo modelo… van a agonizar y colapsar. Y hasta desaparecerán diócesis. Unificar parroquias, con sacerdotes deprimidos por una pastoral de mantenimiento insostenible hará inviable a una diócesis".

¿Qué más se puede hacer? 
Novell anima a nivel de toda España "a despertar a los que no ven venir este tsunami y a acompañar a los que empiezan a actuar y salvar lo que funciona".
"Quizá algunas parroquias y diócesis con potencia misionera puedan enviar equipos de misión a otras parroquias y diócesis. También puede haber parroquias que pidan que dos o tres evangelizadores de este tipo se afinquen unos años para enseñar su forma de evangelizar".
Novell revela que unos sacerdotes de otras diócesis le dijeron en cierta ocasión:
- Monte una escuela de evangelización y le enviamos gente.
- ¿En Solsona? -respondió él. 
Pero la necesidad de dar "nueva formación" para tener "nuevos evangelizadores" es clara. El obispo Reig Pla, de Alcalá, y Rafael Zornoza, el de Cádiz, junto con Novell, ya exploran fórmulas posibles para crear una "Fundación de Evangelización y Discipulado" o algo similar. Serviría para formar evangelizadores: de jóvenes, de pastoral gitana, de alejados, para cambiar estructuras, renovar parroquias... Esa fundación ayudaría a crear equipos de formadores de evangelizadores itinerantes y a crear una red de parroquias renovadas y evangelizadoras.



Novell, con el obispo de Cádiz, Rafael Zornoza,

en la misa de clausura del ENE 2016

"Hacer discípulos no es nuestro fuerte"
Jesús dijo: "Id, bautizad, haced discípulos, enseñarles lo que os he mandado". La Iglesia Católica hoy bautiza y enseña, pero no hace discípulos.
"Hacer discípulos hasta ahora no ha sido nuestro fuerte", lamenta Novell. Y pone como ejemplo las universidades católicas. "Un alumno puede pasar 5 años de formación en esas universidades católicas sin nunca recibir el anuncio del Evangelio ni encontrarse con el Señor ni desear seguirle. Pero lo mismo pasa en muchas parroquias", advierte.
Un sacerdote de Soria que lee los libros de James Mallon y de Rick Warren con grandes deseos de evangelizar plantea su situación al obispo. "Tengo que encargarme de 5 parroquias, una delegación diocesana y una librería. Quiero evangelizar, pero no sé como hacerlo", explica.
Responde Novell, con humor: "Eres el primero en apuntarte a mi curso". A lo largo del ENE, descubrirá que el primer paso suele ser siempre orar mucho, y el segundo anunciar el kerigma; después llega la posibilidad de crear una comunidad, saber delegar, discipular a los colaboradores... es mucho trabajo, pero da fruto.



  /ReL19 julio 2016

No hay comentarios: