martes, 12 de julio de 2016

Para evangelizar, lo primero es escuchar a Dios, luego a la gente y luego cambiar estructuras

Algunas conclusiones fuertes del debate final ENE 2016

Hay que “abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe”, dice el documento de Aparecida de 2007 de los obispos de América Latina y el Caribe. Pero eso, esencial, no es lo primero: escuchar a Dios y a las personas va antes.

Esas son algunas de las conclusiones de la tertulia final del Encuentro de Nueva Evangelización ENE 2016 (encuentroene.com), unas jornadas que se celebraron en el Centro de Espiritualidad San Vicente de Paúl en Salamanca del 7 al 10 de julio, con unos 360 participantes y la asistencia de los obispos de Cádiz, Solsona, Alcalá, Astorga, Santander y Salamanca.

En esta tertulia final participaron Tote Barrera, director de Alpha España; el sacerdote Fabrizio Ballanti, responsable en España de la Koinonía Juan Bautista,Josué Fonseca, historiador y fundador de la comunidad Fe y Vida y el obispo de Solsona, Xavier Novell. Álex Navajas, director de Radio María, les fue planteando los temas principales y moderando sus aportaciones. Anotamos con apuntes las ideas más importantes en el orden en que se fueron exponiendo.

Formarse y prepararse para acoger antes de salir
Josué Fonseca (Fe y Vida): El papa marca grandes líneas, pide una Iglesia en salida. Pero imaginemos que alguien dice: “la familia es importante, hay que fomentarla”, y para ello vas y te casas rápidamente con el primero que pillas por la calle. De igual forma, no puedes salir a evangelizar sin madurez, sin planificación, si no tienes instrumentos, ni un lugar de acogida para formar cristianos adultos. Yo he salido mucho a hacer evangelización callejera, y eso es algo que hace crecer tu fe, te ayuda a salir, a ser valiente, pero no evangeliza de verdad.

Tote Barrera (Alpha España): Yo uso mucho una frase de Josué: no podemos ser playboys espirituales que engendran hijos espirituales por ahí y los dejan a la intemperie, sin darles un hogar. Pero ponerse en marcha e intentar evangelizar ya lleva al menos a hacerse las preguntas correctas y da la chispa inicial que transformará luego la parroquia. Todo empieza por desear evangelizar y ponerse en marcha, aunque en una fase posterior te tengas que resetear.

Josué Fonseca: Lo primero es juntarse y orar para ver lo que Dios quiere y hacer lo que Él pida.

Fabrizio Ballanti (Koinonía Juan Bautista): Cada país es distinto. He estado 11 años en México y allí queda mucha apertura natural a los trascendente. Ahora estoy en España y veo una realidad fragmentada en lo político, en lo eclesial, lo espiritual… ¡Cada uno tirando para su casa! El Señor pone en mí la necesidad de trabajar junto con otras realidades de la iglesia. En México yo trabajaba casi solo con mi comunidad. En España, en cambio, tenemos que hacer sinergias, trabajar juntos distintos grupos con gran amor a la Iglesia.

Tote Barrera: En América Latina aún hay mentalidad de cristiandad, pero pronto cambiará. Tanto en América como en España, donde se haya olvidado el kerigma, el primer anuncio, seguido de discipulado, etc… lugares que parecen tener muchos feligreses enseguida los perderán.

Con el micrófono, el padre Fabrizio Ballanti, italiano y responsable en España de la comunidad Koinonía Juan Bautista 

Cómo animar a renovar las estructuras
Xavier Novell (obispo de Solsona): Nuestra experiencia es que para animar al clero, a los sacerdotes, etc… a la Nueva Evangelización es bueno partir de la insatisfacción personal. Un sacerdote es alguien que se enamoró del Señor. Cuando ve la esterilidad pastoral sufre una esterilidad interior, sufrimiento, insatisfacción… A partir de ahí puedes invitarle: “Prueba la Nueva Evangelización”.

»En nuestra diócesis de Solsona los sacerdotes más jóvenes se han animado y se han lanzado. En cambio, la generación mediana no se anima, lo ven como un juicio a sus últimos 20 años de servicio. Los más mayores se dividen entre los que no pueden soportar esta renovación y los que la miran con cariño. En otras diócesis me dicen que hay clero joven que no quiere ni hablar de nueva evangelización.

»Josué ha hablado en este ENE de la escucha… Y quizá hemos de escuchar con reverencia y madurez espiritual. Una Nueva Evangelización atolondrada, sin escucha, puede ser ineficaz. Podemos aprender a escuchar de la gente mayor.

Fabrizio Ballanti: Es mejor mirar al futuro y eso empieza con nuestras estructuras formativas de sacerdotes. En los seminarios católicos hay muchos sacerdotes que no han tenido un encuentro con Jesús. Así, si se construye sin cimiento, todo se derrumbará.

Josué Fonseca: Que haya clero joven en contra de la renovación sí que es un problema. En nuestra época no hay meramente una crisis social, sino algo más grave: hay todo un cambio de paradigma, algo que se da pocas veces en la historia. A la Iglesia le cuesta adaptarse. La Iglesia es enorme y antigua con una inercia enorme. Una tabla de surf gira en medio metro, un transatlántico necesita 25 km para girar. Es normal que haya estas contradicciones ahora… pero sería grave si dentro de 20 años seguimos igual.

»Yo veo que en los seminarios entrean mucho muchachos magníficos… y también bastantes chicos que nunca podrán ser líderes de comunidades ni interlocutores con el mundo. Los seleccionadores aceptan gente incapaz sólo por mantener estructuras. Hasta el Papa ha dicho: “Piensen en la comunidades, ¿a qué aspirantes están dejando entrar?”

»Otro tema importante es el mantenimiento de la renovación pastoral. Hay obispos y sacerdotes proféticos que impulsan esa renovación, pero ¿qué pasa si sus superiores los trasladan y los sustituyen por personas sin sensibilidad? Yo trabajé muchos años en mi parroquia, murió mi párroco, con el que teníamos mucha oración, mucha vida espiritual, y nos pusieron un cura de mentalidad progre de los 70 y fue una hecatombe, en 3 años se cargó todo. ¿Qué haces en esos casos? Pues te marchas a trabajar a otro sitio. Lo mismo puede pasar en una diócesis.

»Creo que hay que educar a los sacerdotes para que sepan acoger y coordinar estas comunidades. Mis amigos seminaristas me dicen que esto no se enseña en los seminarios, que solo enseñan que el cura ordena y manda.

Álex Navajas, director gerente de Radio María, formuló las preguntas a los contertulios; aquí se dirige a Josué Fonseca y al obispo Xavier Novell

Abandonar las estructuras caducas
Tote Barrera: El documento de Aparecida pide abandonar las estructuras caducas y hay dos grandes ejemplos de estructuras caducas: la iniciación cristiana(catequesis, preparación a sacramentos…) y la relación entre comunidad y pastorque hemos heredado del siglo XVI. El sacerdote hoy simplemente ofrece servicios a consumidores. No convierte a los feligreses en discípulos sino que los mantiene como consumidores. Francisco habla de conversión pastoral, Aparecida pide abandonar las estructuras caducas… y sin embargo los seminarios enseñan la misma pastoral que hace 20 años.

Xavier Novell: Cuando cambio a un sacerdote de parroquia, mi único criterio fijo hoy por hoy es este: en una parroquia que ha empezado la renovación pastoral, nunca les mandaré un párroco que no lo comparta. Pero he de admitir la realidad: habrá parroquias donde nunca llegará esta renovación. Por otra parte, los que hacemos nueva evangelización en su momento nos formamos con las antiguas fórmulas, y aún así estamos haciendo la renovación.

Formación práctica en kerigma para seminaristas
Fabrizio Ballanti: En México, nuestra Koinonía propuso a los obispos que los seminaristas pasaran un tiempo por nuestra escuela kerigmática. Cuando un seminarista pasa por una escuela kerigmática teórica-práctica, cuando salen a la calle a predicar kerigmáticamente tras un entrenamiento, el resultado es completamente distinto. La formación filosófica que luego reciban en el seminario llegará a su mente ya con estructura kerigmática. Se podría dar formación kerigmática teórico-práctica en los seminarios. En Koinonía no formamos a los curas en seminarios, sino viviendo en comunidades con los hermanos. Yo ya llevaba 15 años sirviendo al Señor y viviendo un discipulado antes de empezar con la teología y filosofía.

Orar y escuchar a Dios
Josué Fonseca: Por salud espiritual y mental hay que tener claro que nuestra función es cumplir la voluntad de Dios y ser fieles y luego en el Cielo ya veremos que fue realmente valioso. Lo primero es orar, amar al Señor, y confiar en él.

Fabrizio Ballanti: Cada vez que el Señor quiere renovar la Iglesia, lo vemos en la historia, empieza con una oleada de oración, un espíritu de oración… Hoy llega una ola de cambio: ¿queremos cabalgar esta ola? Yo, cuando me mandan a un nuevo destino, nuevo país, hago 40 días de ayuno y oración, ambas cosas. Ayuno es no comer para un propósito espiritual, no sólo dejarte un postre.

Tote Barrera: Hace un tiempo en Alpha convocamos a una semana de oración con un día de ayuno… y, la verdad, participó poca gente. Quizá los que estamos aquí podríamos comprometernos a hacer una semana de ayuno y oración por la nueva evangelización. Eso dejaría clara la primacía de la gracia. 

Fuente: ReL.

No hay comentarios: