jueves, 15 de septiembre de 2016

Voluntarismo legislativo antinatural en Alemania

por Carlos Álvarez Cozzi


O cuando se pierden los “puntos de referencia”. La novedad de la figura de los “padres sociales”.


Cuando la capacidad de asombro en materia de Derecho de Familia parecía haberse colmado ante tantos dislates legislativos que se ven en el mundo occidental y supuestamente desarrollado, ahora aparece otra “novedad”.El Partido Verde de Alemania, -informan las agencias de noticias-plantea ‘aumentar’ la protección de los derechos de los niños ante “los múltiples formatos familiares existentes en la actualidad” con una propuesta que parte de los postulados de la ideología de género: permitir contar con hasta cuatro “padres”.
Adviértase que se esgrime como fundamento del proyecto “proteger” a los niños, poniendo el límite de hasta cuatro ·padres” que podrían tener cada uno de ellos.
Dichas informaciones agregan que “según un documento de trabajo redactado por los diputados Katja Dörner y Volker Beck y presentado este fin de semana en el congreso de la corriente en Berlín, serían muchas las familias en las que más de dos adultos asumen la responsabilidad de los niños.”
Se refieren, por ejemplo, a “personas que viven con los hijos biológicos de su pareja o a parejas de lesbianas que deciden tener niños con parejas de homosexuales”, fórmulas que muestran, según ellos, que “para asumir la responsabilidad en la educación o la manutención de un menor no se necesita ningún parentesco biológico”.
En opinión de estos parlamentarios, es necesario abrir el Derecho de Familia a “constelaciones (sic) de varios padres”, en las que, junto a los biológicos, se acepten hasta a dos “padres sociales”.
La condición debe ser, a su juicio, que todos los participantes en esa fórmula estén de acuerdo y que no haya disputas en torno a la custodia del menor. Según su propuesta, el acuerdo podría cerrarse incluso antes del nacimiento del bebé.
Los padres “sociales” podrían, por ejemplo, viajar con el niño o tomar decisiones médicas sobre el menor y asumirían responsabilidades en su manutención.
La verdad que con iniciativas como éstas para “proteger” a los niños alemanes, pensamos como serían las que intentaran “desprotegerlos”? Porque está en la naturaleza de las cosas que todo niño o niña tiene derecho a tener un padre y una madre, (y no a la inversa), o como nos gusta decir a nosotros, “a no tener, por lo menos, dos padres y dos madres”. Por las lógicas consecuencias psicológicas y sociales que tal situación generará en los niños, en su perjuicio psíquico y de desarrollo emocional y afectivo. En sentido contrario de ésto, los verdes alemanes quieren que los niños puedan tener “hasta cuatro padres”, agregando a los que denominan “padres sociales”; lo que honestamente no termina de entenderse.
Si lo que se pretendiera realmente, fuera proteger de verdad a los niños, lo que hay que fortalecer y apoyar legislativamente y con medidas de gobierno, es a la familia, con medidas laborales, educativas y sanitarias, pero no agregar a otras personas con calidad de padres cuando notoriamente no lo son. Acaso no basta con los tíos, los abuelos, y demás parientes para ayudar en su crianza a los padres o al padre o madre del niño, en caso de haber perdido al otro?
Esto es lo natural, lo demás es lo que calificamos en el título de esta nota como “voluntarismo legislativo antinatural”. Y ya sabemos que todo lo que es contra natura termina mal. Hasta cuándo, nos preguntamos, se seguirá experimentando con la niñez y la adolescencia como si fueran “cobayos” de laboratorio? Los derechos humanos de los niños y adolescentes no se merecen estos inventos, contrarios a la Convención de los Derechos del Niño. Esperemos que prime la cordura en el “Bundestag” y los demás partidos mayoritarios alemanes dispongan un rápido archivo de esta desgraciada iniciativa legislativa.


Adelante la Fe  (15/09/16)

No hay comentarios: