martes, 25 de octubre de 2016

Casa al “estilo católico”: ¿eso existe?

Claro que existe. ¡Mira y evalúa si es el caso de la tuya!

La mayoría de las personas tiende a estar de acuerdo con esto: la manera de decorar una casa puede revelar mucho sobre las personas que viven en ella.

Existen casas alegres y casas ceñudas; casas modernas, casas neoclásicas, casas mediterráneas; casas joviales y casas envejecidas, casi agonizantes; casas limpias y casas sucias…

Y existen casas budistas, judías, musulmanas, ateas, sincretistas… O católicas.

Pero ¿cómo es una casa católica?

Evidentemente, nada puede y debe ser más católico dentro de tu casa que tú mismo y tu familia. De poco sirve “adornar” tu sala o los cuartos con imágenes y símbolos de la Iglesia si tu vida no refleja en la práctica la fe que dices abrazar. Revístete de Cristo – y lo demás vendrá como consecuencia.

Con esta premisa fundamental, no deja de ser importante que también el ambiente a tu alrededor sea coherente con la visión católica del mundo.

Una casa católica es acogedora y humanamente cálida. Nuevamente, el principal factor que le atribuye esas características es el comportamiento de tu familia, que quede claro. Pero también es importante que el “estilo” de tu casa católica transmita esa calidez humana.

Entre los elementos que transmiten el “espíritu católico” están cosas prosaicamente sencillas, como unabuena luminosidad natural, buena ventilación, la existencia de plantas y, si es posible, un jardín. Todo limpio y bien cuidado.

La virtud del orden transpira victoriosamente sobre la pereza – y no existe decoración más bonita que lalimpieza.

En términos de estilo, lo demás queda a tu criterio. Nada impide que tu casa sea moderna, tecnológica, adornada con obras de arte, o que sea simple, igual a las del vecindario, sin lujos. Todo eso es secundario: es un medio, no un fin.

La importancia de estos aspectos aparentes está en la intención y en elmensaje que transmiten: si sirven para transmitir vanidad, apego material, arrogancia, entonces no sólo no serán católicos, sino tampoco serán elegantes.

Por otro lado, la falta de recursos materiales tampoco puede ser disculpa para una casa desarreglada, “dejada”, descuidada: el mensaje de este otro “estilo” también está lejos de ser católico.

Hasta aquí, no salimos de lo básico; más “básico”, en este caso, es sinónimo de imprescindible. Calidez, sencillez y limpieza, al final, son irrenunciables.

Bien recibido por ese ambiente humanamente sano de tu residencia, ahora pueden (y deben) venir también los elementos más “específicamente” católicos.

¿Qué tal si para empezar, una imagen de Nuestra Señora o del Sagrado Corazón, en el jardín de tu casa? Esta sería una forma, además, de dar testimonio a tus vecinos de que profesas seriamente la fe católica y no necesitas esconderla en tu propia casa.

Pasando a los ambientes internos, hay un elemento visual esencial en toda casa católica: el crucifijo. De preferencia, uno en cada habitación. Puede ser la cruz sola o quizás mejor el Crucificado, Jesús clavado en la cruz.

No es la cruz, como tal, la que nos salva: es Cristo, que enfrenta y derrota la muerte de cruz, iluminando nuestras propias pequeñas cruces del día a día y las transforma con nuestro consentimiento, como garantía de salvación.

También son recomendables los iconoso imágenes de Jesús, María y José y tu santo patrón. Pero es particularmente recomendado entronizar en tu casa el Sagrado Corazón de Jesús, consagrando a Él tanto tu hogar como, principalmente, tu familia, que vive en él.

Algunos pueden considerarlos como “elementos de mal gusto”, y esto sirve como prueba a tu coherencia. ¿Tu casa prefiere agradar al mundo o reflejar auténticamente aquello en lo que crees?

Está claro que no hay necesidad de colocar imágenes por todas las habitaciones y transformar tu residencia en un museo de obras sacras (además de caer en una especie de falta de templanza, esto podría hasta rayar en falta de confianza filial: “Ah, si no lleno mi casa de imágenes es porque estoy cediendo a la vergüenza del qué dirán y, por lo tanto, estoy negando o escondiendo mi fe)”.

Cuidado con esas ideas: no seas “católico” por miedo. Ser católico no es nada de eso. Sé espontáneo, sésencillo. ¿Piensas que una persona que no pone fotos de sus padres, hermanos e hijos en abundancia por toda la casa es porque no los quiere? No es eso lo que define nuestro amor. Hay que saber discernir entre la autenticidad y la artificialidad.

Aclarado esto, encontrarás maneras de ser elegante sin renunciar a tu fe, o de demostrar tu fe sin ser “de mal gusto”.

Con la rica historia de arte católico, además, encontrarás fácilmenteelementos sacros que armonicen también con tu gusto personal.

Piensa, además, en un altar doméstico, o un icono instalado en la parte de la casa donde sueles recogerte para rezar con más frecuencia.

Al final, es este el sentido de las imágenes dentro de la fe católica: recursos visuales que sólo tienen razón de ser como medios para ayudarnos al recogimiento y al fervor. Las imágenes en sí no son el objetivo de nuestra adoración: eso sería, pura y simplemente, idolatría.

Y no te olvides del coche. ¿Qué tal un rosario y una medalla de san Cristóbal en el espejo retrovisor? Recuerda primero pedir a un sacerdote que los bendiga.

Finalmente, tú mismo puedes revestirte no sólo espiritual, sino “externamente” también de Cristo: usa un crucifijo; conoce y adopta una medalla devocional y, principalmente, pide a un sacerdote que te imponga el escapulario.

Más que recordatorios visuales de que eres católico, son sacramentales: señales visibles de nuestra fe y recursos auxiliares para estimularnos en la unión cada vez más intensa con Jesús (nada de confundirlos con amuletos).

Todos estos recursos han de adoptarse, pero también hay elementos que hay que abandonar.

Hay ciertos “adornos” que contradicen la fe católica: objetos llamados “místicos” en sentido esotérico u ocultista, símbolos y ritos paganos o de creencias incompatibles con la fe en Cristo, supersticiones, imágenes y elementos mundanos que no combinan con las virtudes y valores cristianos…

Y, más importante, existen actitudesque hay que abandonar en una casa católica. No sólo los pecados graves, que no necesitan ni mencionarse, sino también las posturas que, de tan comunes y “humanas” que son consideradas en algunas casas, parecen casi formar parte del “pasaje natural” de las mismas: exceso de televisión o Internet, aislamiento y falta de comunicación personal y constructiva, hábitos de pereza y hedonismo, mal humor e irritabilidad, falta de educación y de caridad, falta de higiene y de cuidados personales y ajenos, exceso de atención a los placeres de la mesa,…

Estas posturas deben ceder espacio alrespeto, al servicio, al cuidado, a la atención… en resumen: al amor. Al final, si el amor no estuviera presente en tu casa, no existe nada que pueda volverla católica. Ni el propio Dios, que sólo entra en tu vida si tu amor lo autoriza.

No hay comentarios: