viernes, 4 de noviembre de 2016

El arzobispo de Kansas City pone en evidencia al ‘católico’ Tim Kaine.

por Lola González 
Tim Kaine, candidato a la Vicepresidencia, en un acto en Florida. 
Joseph Naumann ha recriminado al candidato demócrata a la vicepresidencia que apoye el denominado “derecho al aborto” y seleccione las enseñanzas de la Iglesia que son políticamente convenientes.
El arzobispo de Kansas City, Joseph Naumann, ha dirigido duras críticas al candidato demócrata a la vicepresidencia Tim Kaine por apoyar que el aborto sea legal mientras alardea de su fe católica y la utiliza como arma electoral. El prelado ha recriminado a Kaine que sea un católico que selecciona y escoge las enseñanzas de la Iglesia que son políticamente convenientes.
En un artículo para el periódico diocesano, Monseñor Naumann ha recordado que Kaine, en el debate vicepresidencial del pasado 4 de octubre, no dudó en mencionar a su familia católica irlandesa y el ambiente de fe en el que creció. También hizo referencia con orgullo a su formación con los jesuitas, que le inculcaron un deseo de servicio público y un compromiso con los pobres.
Sin embargo, el arzobispo de Kansas City también señala que “fue doloroso” escuchar al senador Kaine repetir su “retorcido” razonamiento para justificar su compromiso político por mantener el aborto legal, mientras asegura que personalmente se opone a acabar con la vida de los no nacidos. A pesar del catolicismo del que alardea y de identificarse personalmente como “pro-vida”, quedó claro durante el debate que Kaine apoya el derecho al aborto.
“Espero que en sus clases de ciencias en Rockhurst se enterara de que en el momento de la fecundación comienza una nueva vida humana con su propio ADN- diferente del código genético de la madre y el padre del niño”, señala en su columna el arzobispo de Kansas City.
“Es difícil imaginar que el senador Kaine no haya visto las imágenes de ultrasonido de sus hijos y nietos cuando estaban en el vientre de su madre”, continúa monseñor Naumann, al tiempo que se pregunta si Kaine ignora que el aborto ha detenido los corazones palpitantes de 60 millones de niños estadounidenses abortados legalmente desde 1973.
Durante el debate, Kaine sostuvo que en una nación en la que no se eleva ninguna religión por encima de otra, no se pueden imponer las doctrinas de una religión a todos los ciudadanos. Este discurso de Kaine fue celebrado por medios como The New York Times, que alabaron que fuera capaz de distinguir entre Iglesia y Estado.
Monseñor Naumann ha puesto de manifiesto, sin embargo, que es irónico que Kaine afirme no querer imponer sus creencias religiosas a todos los estadounidenses, mientras apoya los esfuerzos para coaccionar a las Hermanitas de los Pobres y otras instituciones que no quieren violar su conciencia con la inclusión de anticonceptivos y esterilizaciones en los seguros de sus empleados.
El prelado también ha acusado al compañero de fórmula de Hillary Clinton de apoyar las multas a los propietarios de pequeñas empresas que se nieguen a participar en las ceremonias de matrimonios del mismo sexo y de obligar a todos los contribuyentes a pagar ayudas al aborto.
Monseñor Naumann reconoce que las próximas elecciones ponen a los estadounidenses ante una decisión difícil, ya que los dos principales partidos han designado candidatos muy deficientes. Sin embargo, pide a los votantes que piensen no sólo en el candidato, sino también en el gabinete que éste designará. “Estamos eligiendo no sólo un presidente, sino una administración completa”, señala el prelado. Asimismo, el arzobispo de Kansas City ha advertido que da la impresión que Kaine no sólo pretende mantener el status quo, sino incluso ampliar el denominado derecho al aborto.
El arzobispo de Kansas City concluye que el debate vicepresidencial reveló que el católico propuesto para el segundo cargo más importante del país es “un miembro ortodoxo de su partido” pero un católico que selecciona y escoge las enseñanzas de la Iglesia Católica que son “políticamente convenientes”.


InfoVaticana (19 octubre, 2016)


No hay comentarios: