miércoles, 16 de noviembre de 2016

Francisco: «Corregir al que yerra y sufrir con paciencia a los otros pero... ¿y nuestros defectos?»

El Papa concluye sus audiencias públicas dedicadas a las obras de misericordia

En la audiencia general de este miércoles 16 de noviembre, la última del Año Santo de la Misericordia, el Papa Francisco ha reflexionado sobre la obra de misericordia que nos pide “sufrir con paciencia los defectos del prójimo”. 

De este modo, en el resumen que hace el Santo Padre en español, ha explicado que en la Biblia“Dios se muestra como un Dios paciente y misericordioso, que soporta los lamentos de su pueblo”.

También Jesús “fue paciente durante los tres años de su vida pública”, ha asegurado. 

De este modo ha invitado a pensar en el episodio de la madre de Santiago y Juan, que pidió para sus hijos que se sentaran uno a su derecha y otro a su izquierda en el Reino de los Cielos. Jesús, en cambio, “aprovechó esa situación para enseñarles y corregirles”, ha precisado el Santo Padre.

Asimismo, ha recordado que esta obra de misericordia espiritual está relacionada con otras dos: “corregir al que se equivoca” y “enseñar al que no sabe”. Supone un gran esfuerzo –ha advertido– ayudar a otros para que crezcan en la fe y caminen en la vida.

En esta misma línea ha subrayado que “la exigencia de aconsejar, amonestar y enseñar” no nos ha de llevar a considerarnos mejores que los demás, sino, más bien, “nos impulsa a entrar en nosotros mismos” para verificar “si somos coherentes con lo que pedimos a los demás”.

A continuación, el Papa ha saludado a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica. Así, les ha pedido poner en práctica las obras de misericordia, corporales y espirituales, “para que todos puedan experimentar la presencia y ternura de Dios en sus vidas”.

Después de los saludos en las distintas lenguas, el Pontífice ha dedicado unas palabras a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. De este modo, les ha recordado que en el mes de noviembre la liturgia nos invita a la oración por los difuntos. 

Así, ha pedido no olvidar a quienes “nos han querido” y “nos han precedido en la fe”, como también a aquellos a los que nadie recuerda. Al respecto, el Santo Padre ha explicado que el sufragio en la celebración eucarística es la mejor ayuda espiritual que podemos ofrecer a sus almas.

Por ello, el Papa ha pedido recordar con particular afecto a las víctimas del reciente terremoto en el centro de Italia: “recemos por ellos y por sus familiares y continuemos siendo solidarios con los que han sufrido daños” .


Texto completo de la catequesis del miércoles 
(traducido del italiano)

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Dedicamos la catequesis de hoy a una obra de misericordia que todos conocemos muy bien, pero que quizá no ponemos en práctica como debemos: sufrir con paciencia los defectos del prójimo. Todos somos muy buenos al identificar una presencia que puede molestar: sucede cuando vemos a alguien por la calle, o cuando recibimos una llamada… 

En seguida pensamos: “¿durante cuánto tiempo tendré que escuchar los lamentos, los chismes, las peticiones o la jactancia de esta persona?”.

Sucede también, a veces, que las personas molestas son las más cercanas a nosotros:entre los parientes siempre hay alguno; en el trabajo no faltan; ni tampoco en el tiempo libre estamos exentos. ¿Qué tenemos que hacer? ¿Por qué entre las obras de misericordia se ha incluido también esta?

En la Biblia vemos que Dios mismo debe usar misericordia para soportar los lamentos de su pueblo. Por ejemplo en el libro del Éxodo, el pueblo resulta realmente insoportable: primero llora por ser esclavo en Egipto, y Dios lo libera; después, en el desierto, se lamenta porque no hay nada que comer (cfr 16,3), y Dios manda el maná (cfr 16,13-16), pero a pesar de esto los lamentos no cesan. Moisés hacía de mediador entre Dios y el pueblo, y también él algunas veces habrá resultado molesto para el Señor. PeroDios ha tenido paciencia y así ha enseñado a Moisés y al pueblo también esta dimensión esencial de la fe.

Por tanto, surge una primera pregunta espontánea: ¿hacemos alguna vez el examen de conciencia para ver si también nosotros, a veces, podemos resultar molestos a los otros? Es fácil señalar con el dedo los defectos y las faltas de otros, pero deberíamos aprender a ponernos en el lugar de los otros.

Miremos sobre todo a Jesús: ¡cuánta paciencia tuvo que tener en los tres años de su vida pública! Una vez, mientras estaba caminando con sus discípulos, fue parado por la madre de Santiago y Juan, que le dijo: “Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda” (Mt 20,21). La madre creaba las élites para sus hijos, pero era la mamá… 

Jesús también se inspira en esta situación para dar una enseñanza fundamental: su Reino no es de poder y gloria como los terrenos, sino de servicio y donación a los otros. Jesús enseña a ir siempre a lo esencial y mirar más lejos para asumir con responsabilidad la propia misión. Podremos ver aquí el reclamo a otras dos obras de misericordia espiritual: la de corregir al que se equivoca y la de enseñar al que no sabe. 

Pensemos en el gran empeño que se puede poner cuando ayudamos a las personas a crecer en la fe y en la vida. Pienso, por ejemplo, en los catequistas –entre los cuales hay muchas madres y religiosas– que dedican tiempo para enseñar a los jóvenes los elementos básicos de la fe. ¡Cuánto trabajo, sobre todo cuando los jóvenes preferirían jugar en vez de escuchar el catecismo!

Acompañar en la búsqueda del esencial es bonito e importante, porque nos hace compartir la alegría de saborear el sentido de la vida. A menudo nos sucede queencontramos personas que se detienen en cosas superficiales, efímeras y banales; a veces porque no han encontrado a nadie que les animara a buscar otra cosa, a apreciar los verdaderos tesoros. 

Enseñar a mirar a lo esencial es una ayuda determinante, especialmente en un tiempo como el nuestro que parece haber perdido la orientación y perseguir satisfacciones efímeras. Enseñar a descubrir qué quiere de nosotros el Señor y cómo podemos corresponder significa ponernos en el camino para crecer en la propia vocación, el camino de la verdadera alegría. Así las palabras de Jesús a la madre de Santiago y Juan, y después a todo el grupo de discípulos, indican el camino para evitar caer en la envidia, en la ambición y en la adulación, tentaciones que están siempre al acecho también entre nosotros, los cristianos. 

La exigencia de aconsejar, amonestar y enseñar no nos debe hacer sentir superiores a los otros, sino que nos obliga sobre todo a entrar en nosotros mismos para verificar si somos coherentes con lo que pedimos a los demás. No olvidemos las palabras de Jesús: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?” (Lc 6,41). El Espíritu Santo nos ayude a ser pacientes en el soportar y humildes y sencillos en el aconsejar.

Fuente: ReL.

No hay comentarios: