domingo, 11 de junio de 2017

Colecta anual de Caritas.

Mons. José M. Arancedo.

Caritas nos convoca a participar en su Colecta anual bajo el lema: “Si ves en el otro a tu hermano, nadie puede quedar excluido”.
Con este llamado nos invita a ser protagonistas de un mundo diferente. Nos habla de tener una mirada hacia el otro, al que sufre, y nos dice que no es alguien más, es mi hermano. Asumir esta palabra y hacerla realidad en nuestras vidas es el comienzo de una vida nueva y el camino de un cambio con grandes consecuencias. Hablaría del comienzo de una verdadera revolución social porque tiene en el corazón del hombre la fuente de un cambio profundo. Es pasar de una cultura egoísta a una cultura solidaria. Es necesario recordar que el primer precepto de la moral social es, precisamente, todo hombre es mi hermano. A partir de este principio todo cambia.


Caritas en la Iglesia no es una Institución más, es la misma Iglesia que celebra su fe en Jesucristo y la hace realidad en la caridad. No puede haber una Iglesia fiel a Jesucristo que no viva, predique y se organice en torno al mandamiento del amor, que es la expresión mayor de su fe en Jesucristo. La caridad expresa la fe del cristiano, nos dice el apóstol Santiago: “¿De qué sirve si uno de ustedes, al ver a un hermano desnudo o sin alimento, le dice: Vayan en paz, y no les da lo que necesitan para su cuerpo? Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras, está completamente muerta” (Sant. 2, 15-17). Este ver al otro como mi hermano es el comienzo de un camino de transformación en mi vida, que nos hace presencia que eleva y acompaña a quien me necesita. ¡Qué triste cuando vemos dar cosas que no tienen el gesto de una auténtica caridad!

Si bien Caritas es expresión de la fe la Iglesia, ella pertenece y convoca a todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Ella es por vocación un espacio y un lugar de encuentro de todos lo que quieran sumarse a este llamado solidario a colaborar, para ser una respuesta concreta que hace a la dignidad y a las necesidades de nuestros hermanos. ¡Con cuánta esperanza, trabajo y gratitud se están preparando los voluntarios de Caritas para esta colecta anual! Ellos no necesitan los números de una estadística o de una encuesta para conocer la dura realidad de muchos hermanos nuestros, ellos quieren ser presencia y respuesta desde ustedes porque han visto en el otro a su hermano.

Reciban de su obispo, junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor.
Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

No hay comentarios: