sábado, 16 de diciembre de 2017

El arzobispo de Salta pide a los padres que sigan enviando a sus hijos a clase religión en horario extraescolar

El arzobispo de Salta, Mons. Mario Antonio Cargnello, ha pedido que los padres sigan llevando a sus hijos a las clases de educación religiosa, tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que obliga a dictarlas fuera del horario escolar.

El máximo tribunal resolvió el martes que es inconstitucional la enseñanza de religión como parte del programa obligatorio y el Gobierno de la Provincia anunció que la asignatura quedará como una opción extracurricular que se dará antes o después de la jornada de estudio.

Mons. Cargnello demandó ayer que las familias católicas hagan lo necesario para que los niños continúen participando del espacio de religión, de manera que se sostenga la demanda.

«Vemos que esto ahora nos plantea a nosotros y a los padres una elección más comprometida desde la fe en orden a cuidar que se dé la posibilidad de la educación religiosa extracurricular», afirmó Cargnello en un diálogo que mantuvo con medios de comunicación en la sede de la curia.

El arzobispo también llamó a los docentes catequistas a «trabajar con mayor esmero para que las clases sean pedagógicamente atractivas y que los chicos tengan deseos de asistir».

La causa que resolvió la Corte Suprema se había iniciado en 2010, cuando un grupo de familias presentó un recurso de amparo para que la educación pública sea laica y que la religión dejara de formar parte del programa obligatorio. Luego de siete años de un complejo proceso, el máximo tribunal le dio la razón a los padres demandantes.

Tras el fallo, desde el Ministerio de Educación se informó que la clase en cuestión se seguirá dictando en la escuela, pero fuera de hora.

El arzobispo requirió ayer los padres «estar atentos para pedir que se dé» la asignatura y «apoyar a los chicos para que se queden una hora más» en la escuela para participar.

«En este caso, el padre ya no descansa en lo que la escuela da, sino que le pide a la escuela que dé», recalcó Cargnello.

En una evaluación sobre el debate que se generó en los siete años que pasaron desde que se originó el amparo por enseñanza laica, sostuvo: «La religión no es un elemento de división. Yo puedo reconocer que históricamente hemos cometido errores, hay fundamentalismos de distintas religiones y fundamentalistas de distintas religiones, pero no es ese el espíritu de la Iglesia».

En el fallo se consideró que es legítimo el artículo 49 de la Constitución provincial, que garantiza el derecho a recibir, en la escuela pública, formación religiosa. Sin embargo, se resolvió que es inconstitucional el inciso «ñ» del artículo 27 de la ley de educación provincial, que establecía que esta asignatura debía darse en el horario de clase y como parte del programa obligatorio.

Misas y oración

La Corte Suprema también consideró en su sentencia que no debe haber en la jornada escolar ritos religiosos, como rezar o ir a Misa, porque no todos los alumnos comparten la fe católica.

Consultado al respecto, Mario Antonio Cargnello respondió que no leyó este punto y acotó: «También en la Constitución está ese tema, que no tiene nada que ver con la enseñanza religiosa. Son costumbres que dependían del director o el maestro».

El fallo destacó que existe «claramente un tratamiento preferencial hacia las personas que profesan el culto mayoritario, sin que la Provincia de Salta haya justificado de ninguna manera la necesidad de la política de educación religiosa que implementa».

«Nos vamos a atener a lo que dispone la Corte y a lo que la Provincia legisle y modifique en la ley existente para adecuarse. Queremos decirle a la comunidad, primero, que respetamos las instituciones de la República y que queremos ser una Iglesia que sirve a la comunidad», planteó el arzobispo.

«No hemos logrado convencer sobre el valor humanizador de la religión en el proceso educativo», admitió también el prelado.

 14/12/17 9:02 PM (Diario Panorama/InfoCatólica)

No hay comentarios: