sábado, 24 de febrero de 2018

Cardenal Sturla: «No puede comulgar un divorciado que vuelve a tener una segunda unión».

El cardenal y arzobispo de Montevideo, S.E.R Daniel Sturla, ha concedido una entrevista a Búsqueda en la que responde conforme a la fe católica a preguntas sobre la ideología de género, la comunión de los divorciados vueltos a casar y la homosexualidad.

Por su interés, reproducimos la parte de la entrevista concedida por el cardenal Sturla a Búsqueda sobre los temas señalados:

Ideología de género¿Pero qué quiso decir en la reunión del rosario cuando dijo que se quería «imponer una ideología de género»?
Lo que pasa es que ahí hay dos cosas. A partir de ahí se me tildó de que estaba contra o que favorecía la violencia de género. Lo que creo es que hay una visión que tiene varios años y de la cual hay varios teóricos que defienden el hecho de que el género es una construcción cultural que no tiene que ver con lo biológico, que no hay ni varón ni mujer, sino que uno se va haciendo y que además puede ir cambiando de género. En este sentido las cosas han evolucionado de tal modo que en algunos lugares se habla de 14 géneros y en otros de hasta 31 géneros. Tras esto, el papa Francisco habla de que hay una colonización ideológica, porque es una ideología que de algún modo surgió en Estados Unidos para algunos, otros dicen que tiene su origen en la conferencia que hubo en Pekín. Esta ideología que crea esa separación de algún modo ha querido imponerse en la educación primaria con una guía de educación sexual que nosotros criticamos fuertemente y que el gobierno de Vázquez puso en un cajón. Se proponían ejercicios que creaban una confusión a los niños en el respeto a toda persona humana más allá de su orientación sexual. Y eso tiene que quedar clarísimo, creo que todos en la sociedad uruguaya hemos crecido en el respeto más allá de la orientación. Nosotros estamos en desacuerdo con crearle a un chico una confusión. Lo importante es que el chico se desarrolle libremente, que la educación, como dice la Constitución de la República en el artículo 41, es un deber y un derecho de los padres, y no que se imponga de algún modo una ideología que además no responde a lo que la mayoría de las familias uruguayas quieren. O aunque no sean la mayoría, muchas familias uruguayas no quieren que se imponga esa visión de la sexualidad separada del sexo biológico y como construcción cultural. En aquella primera guía se decía que había que deconstruir el imaginario de familia tradicional. Nosotros creemos que no. Aparte, cuando la Constitución habla de que la familia es la base de la sociedad y de que el Estado propenderá su estabilidad, está pensando en la familia de tipo tradicional. Lo dije expresamente en el Rosario de Bendiciones: la Iglesia no es nunca club de perfectos, la Iglesia es casa de puertas abiertas para todas las personas y todas las familias, sea cual sea su constitución. Pero decir eso no quiere decir que haya un ideal de familia que aunque sea minoritario no deja de ser el ideal, que yo creo que en el fondo la inmensa mayoría de las personas tenemos una familia constituida por mamá, papá y los hijos.

¿Quiénes son los que quieren imponer eso en Uruguay?Por lo pronto hay grupos que lo proponen abiertamente, como por ejemplo el Colectivo Ovejas Negras, que tuvo mucho que ver con la anterior guía de educación sexual.

Usted es considerado un hombre abierto, adaptado a las realidades sociales, pero hay determinados preceptos de la Iglesia con los que debe cumplir. Por ejemplo, ¿qué le dice a alguien que se va a divorciar? 
Uno tiene que tratar de salvar la vida matrimonial, pero a veces hay situaciones que son imposibles de mantener. Ante todo que se sienta, si es católico obviamente, parte de la Iglesia. Lo digo muchísimas veces: la Iglesia nunca es club de perfectos. Todos los bautizados tienen que sentirse parte, la Iglesia es madre de todos, más allá de la situación en la que viven.

¿Puede comulgar alguien divorciado?No puede comulgar un divorciado que vuelve a tener una segunda unión, porque si su casamiento primero es válido esa es la norma de la Iglesia.

¿Y qué ocurre con los homosexuales?En ese campo toda la sociedad ha crecido en comprender una realidad que hace 20, 30 años, no se comprendía tanto. Un homosexual si es católico, es católico. No importa si es homo, hetero o lo que sea. Es un miembro de la Iglesia y como tal tiene que vivir su vida cristiana. También está llamado a cumplir sus mandamientos igual que un heterosexual. El tema no es si es homo o hetero. Si sos miembro de la Iglesia, sentite amado por Dios y parte de esta realidad de vida que es la Iglesia. Los mandamientos son para todos.

 Entrevista completa  véase Búsqueda
23/02/18 11:11 AM (InfoCatólica)

No hay comentarios: