lunes, 5 de febrero de 2018

El país imaginario visitado por Mons. Marcelo Sánchez Sorondo



por José Miguel Arráiz
Las reciente declaraciones de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo (foto), Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, sobre el régimen comunista chino son asombrosas y es necesario leerlas más de una vez para creer que un prelado católico ha podido pronunciarlas.

Es muy significativo que el obispo nos cuente que su opinión sobre el régimen chino no viene de hablar con los cristianos perseguidos en China, que tan bien conocen lo que está sucediendo, sino de una visita que realizó a China el mes pasado y de la que, según parece, volvió entusiasmado. Como es sabido, desde tiempos de Stalin, los países comunistas acostumbran a invitar a incautos periodistas, científicos y pensadores occidentales progresistas, para que vieran con sus propios ojos el paraíso comunista. Lo que no sabían (o preferían no saber) esos occidentales era que lo que se les enseñaba estaba siempre cuidadosamente preparado para dar una imagen falsa de prosperidad, libertad y felicidad, incluso en las épocas de las más terribles hambrunas y de las purgas estalinianas. Parece ser que Monseñor Sánchez Sorondo ha caído en esa trampa tan antigua, prefiriendo creer en el teatrillo que el gobierno le ha mostrado y no en la realidad que nos cuentan los católicos chinos clandestinos.

El obispo nos dice, por ejemplo, que los comunistas chinos son “los que mejor realizan la doctrina social de la Iglesia“. No es fácil entender en qué sentido la opresión tiránica de un régimen totalitario que controla por completo toda la sociedad, la prohibición y la represión violenta de cualquier disenso, la censura de todos los medios de comunicación [1] o el ateísmo materialista oficial [8] realizan inmejorablemente la enseñanza de la Iglesia.

Tampoco parece estar muy conforme con la doctrina social de la Iglesia la persecución de los católicos, protestantes [20], musulmanes y otras religiones asiáticas (como el movimiento Falun Gong). De forma habitual, los obispos, sacerdotes y fieles son vigilados, detenidos [5], secuestrados [6], encerrados en campos de reeducación [14], castigados [15] y exilados, se ponen todos los obstáculos posibles a los padres para que transmitan la fe a sus hijos [2] y a la catequesis [7], las iglesias se derriban [9] con cualquier excusa y no se permite construir otras [3], se destruyen las cruces [4], no se permite la entrada de misioneros católicos de otros países, se persigue cualquier expresión pública de catolicismo [10), los niños son indoctrinados en el ateísmo [nota:12] y el régimen solo está dispuesto a tolerar el catolicismo si se compromete a poner por encima de los principios católicos las directrices que imponga el gobierno comunista [11], como hace ya la Asociación Patriótica “católica” cismática.

También ha afirmado el prelado que el régimen comunista está “defendiendo la dignidad de la persona“. De nuevo, sería de agradecer que Monseñor nos explicase en qué sentido sucede eso, teniendo en cuenta que China tiene una gran cantidad de presos políticos, vulnera constantemente el derecho a la libertad religiosa, mantiene invadido y oprimido un país entero [13] y persigue a las minorías. Es también el país con más condenas a muerte del mundo (algunos dicen que empatado con Irán), dándose además el caso de que esas penas de muerte no tienen la más mínima transparencia, sino que el Partido Comunista oculta cualquier información sobre ellas, de manera que es de suponer que los abusos relacionados sean inmensos [16].

A esto se suma, como es conocido, la terrorífica política de natalidad que lleva cuarenta años aplicándose en China: la famosa política de un solo hijo, que recientemente se ha modificado ligeramente para convertirse en la política de los dos hijos [21], tras constatar sus terribles resultados perniciosos para el país [19]. Esta política ha causado innumerables esterilizaciones, abortos forzados [18], infanticidios [17] y la tasa de suicidios femeninos más alta del mundo [22], además de castigos terribles para los la incumplieran. Se calcula que el número de abortos en estos años ronda los quinientos millones, una cifra aterradora, pero que, aparentemente, Monseñor Sánchez Sorondo no considera incompatible con “defender la dignidad de la persona”.

Asimismo, el prelado considera que los comunistas chinos están “asumiendo un liderazgo mundial que otros han dejado“. ¿Y en qué consiste este liderazgo mundial tan extraordinario? ¡En que limitan las emisiones de carbono! Dejemos a un lado el hecho de que China es actualmente el país que más contamina del mundo [23] y que los gestos de cara a la galería de carácter propagandístico no cambian esa situación. En cualquier caso, que un obispo pase por alto las gravísimas vulneraciones de la dignidad humana que comete de forma cotidiana el régimen de Pekín con la excusa (además, falsa) de que es un régimen muy ecológico resulta tristísimo.

Finalmente, el obispo nos asegura que los chinos “tienen una calidad moral que no se encuentra en muchos lados” y que, entre ellos, “la economía no domina la política“. Es sorprendente escuchar estas cosas en boca de alguien culto como Monseñor Sánchez Sorondo. Parece ser que ignora que el principio fundamental de la ideología comunista es que toda la historia humana está determinada por la economía. La superestructura cultura, religiosa y política (por usar la terminología marxista) no es más que una consecuencia o incluso una excrecencia de la infraestructura económica, que es lo que verdaderamente importa y debe imperar sobre lo demás. El Partido Comunista de China ha abandonado muchos dogmas marxistas y maoístas, pero si mantiene alguno es el de la primacía de la economía, ya sea colectivista, como antes, o capitalista de Estado como la de ahora, sobre otros temas “menos importantes” como la religión o la moral.

Como conclusión, solo cabe decir que el país visitado por Monseñor Sánchez Sorondo es un país imaginario, no más real que los encontrados por Gulliver en sus viajes. Por desgracia, no se trata de una mera fantasía inocua, sino que conlleva un gravísimo desprecio por los sufrimientos de tantos católicos que han preferido arrostrar la persecución antes que ser infieles a la Iglesia.

 NOTAS

[1] Gobierno de China bloquea WhatsApp
[2] China prohíbe a padres y maestros llevar a los niños a la iglesia
[3] La dictadura china destruye el único templo católico de Zhifang
[4] Sacerdotes de Wenzhou «Donde es removida una cruz, serán construidas un millón de cruces»
[5] El obispo de Wenzhou hospitalizado en Pekín y bajo vigilancia policial
[6] La dictadura china secuestra a un obispo auxiliar para que no acuda al funeral de su obispo
[7] Los jóvenes: las primeras víctimas de los nuevos reglamentos religiosos de Beijing
[8] En China, el Partido advierte: los comunistas chinos no deben seguir ninguna religión
[9] Atacados católicos que defienden templo en China
[10] Chantajean a cristianos en la China rural para que cambien su fe en Dios por la fe en el partido comunista
[11] Gobierno de China: El Papa debe someterse a dos condiciones para normalizar las relaciones
[12] La dictadura comunista china endurece el reglamento para oprimir a los católicos fieles a Roma
[13] Invasión del Tíbet por el Ejército Popular de Liberación de China
[14] http://infocatolica.com/blog/cristianosperseguidos.php/1605010709-persecucion-comunista-el-caso
[15] La historia en China de Pedro, sacerdote fiel al Papa
[16] La pena de muerte en el mundo: estos son los países que más personas ejecutan
[17] Horror en China: bebé llora instantes antes de ser arrojado a la incineradora
[18] Objetivos del Milenio: cuando el aborto no es ya una opción
[19] China, solución para los varones: ¡compartan mujer!
[20] La dictadura china encarcela a protestantes que se niegan a firmar que forman parte de un «culto maligno»
[21] China abandona la «política de un solo hijo» después de 35 años
[22] El número de abortos en China desde 1979 supera la población actual de EEUU
[23] China encabeza lista de países más contaminantes del mundo


Apologética para el mundo, blog. de InfoCatólica  5/2/18

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y DE QUE SE ASUSTAN USTEDES?¿DE ESTE HIJO DE wochtila EL QUE LLEVÓ ADELANTE LA OST-POLITIK??? LA POLÍTICA DE COLABORACIÓN HACIA EL ESTE ES DECIR HACIA EL COMUNISMO EN RUSIA.
NO SE RASGUEN LAS VESTIDURAS QUE SU puto NONSANCTO wochtila hijo deputas putañeó la iglesia hasta mas no poder ESTE ES UN HIJO DEL PUTO wochtila y BASTA. NO DEFIENDAN LAS CAUSAS PARA LUEGO DETRACTAR LAS CONSECUENCIAS.

A USTEDES LES CABE LO QUE DIJO UN ESCRITOR
LEVANTAN ALTARES A LAS CAUSAS Y CADALSOS A LAS CONSECUENCIAS
JÓDANSE IDIOTAS ÚTILES A LOS PRO COMUNISTAS COMO EL REPUTO wochtila.- NONSANCTO VIEJO MODERNISTA FENOMENÓLOGO HUSSERLIANO DE MIERDAS QUE CONTAMINÓ LA DOCTRINA.

Anónimo dijo...

Y MONTINI QUE MANDABA DATOS A LOS DE LA KGB Y QUE FUE RESPONSABLE DE LA MUERTE DE MUCHOS SACERDOTES QUE IBAN A RUSIA A ATENDER A LOS CATÓLICOS RUSOS???


YA CALLENSE LA BOCA Y MIREN PARA ADENTRO QUE VAN A ENCONTRAR A MUCHOS TRAIDORES ADEMÁS DEL Promiscuo wochtila y su hijo el sorondo.

no por nada EL VERDADERO MENSAJE DE FÁTIMA OCULTADO POR LOS PUTOS MODERNISTAS desde roncalli DICE QUE HABRÍA UNA DESORIENTACIÓN DIABÓLICA EN LA JERARQUÍA Y HABLA DE UNA APOSTASÍA DESDE EL VÉRTICE.